Succionador Manual con pera /Extractor materno

$1.359,00

Hasta 12 cuotas

Conocé nuestras opciones de envío

Nuestro succionador manual Babelito es el complemento ideal para ayudarte a que tu bebé siempre pueda tomar leche materna, continuando con los beneficios de la lactancia materna de manera segura y natural. El efecto de succión imita la succión del bebé. Es fácil de armar. Sus partes plásticas se pueden esterilizar (A excepción de la pera de goma). Es muy fácil de esterilizar. Incluye un conjunto de capuchón, tetina y rosca para que puedas usarlo también como biberón. Sin EA, BPA ni BPS.

LIMPIEZA

Antes del primer uso y después de cada uso, lavá todas las partes del succionador/biberón por separado en agua tibia usando un detergente suave y enjuagalas bien. Luego esterilizá todos los componentes del biberón, en agua hirviendo durante 5 minutos. Esterilizá los componentes del succionador a excepción de la pera de la siguiente manera: en una olla abierta calentá agua hasta su hervor y apagá el fuego, luego sumergí todas las piezas por NO MÁS DE 5 MINUTOS; retirá las piezas del agua y dejalas reposar a temperatura ambiente por 10 minutos, luego ensamblalas para su uso, (no esterilizar en microondas).

MODO DE USO

Ensamblá la pera a la rosca de la pera, presionando el reborde dentro de la misma. Enroscá la rosca de la pera y el biberón al cuerpo del succionador. Ayudá al sellado entre tu pecho y el embudo del succionador humedeciéndolos donde hacen contacto. Comprimí la pera mientras presionás el embudo contra tu pecho. (Ver figura). Ayudá a que comience la secreción de leche haciendo presión sobre el pecho cuando suelta la pera. Si con esta técnica no sale leche, aplicá compresas calientes sobre tu pecho y extraé algunas gotas de leche a mano antes de volver a utilizar el succionador de leche. Revisá la pera de goma con regularidad y si notás algún deterioro, reemplazala por una sana. Mantené el succionador en posición vertical de forma que la leche pueda fluir hacia abajo y dentro del mismo. Realizá la extracción hasta que el flujo de leche disminuya, entonces comenzá la extracción de la otra mama. Si te duelen las mamas al realizar la extracción bombea más lenta y rítmicamente, presionando la bomba sólo hasta la mitad. Tratá de mantener un ritmo de bombeo de 2 a 3 segundos. Si el dolor continúa, consultá a tu médico. Al terminar la extracción mantené el succionador en posición vertical y desenroscá la botella del resto del succionador. Si deseás alimentar a tu bebé inmediatamente ensamblá la tetina a su rosca y luego enroscá a la botella. Si no deseás alimentar a tu bebé inmediatamente recordá que tenés que guardar la leche materna en la heladera y se mantiene en buen estado por 24 horas, no guardes la leche en la puerta del refrigerador ya que la temperatura en ese lugar sufre grandes variaciones. Te recomendamos que consultes a tu médico sobre como guardar, congelar, descongelar y calentar la leche extraída. Atención: una vez congelada y descongelada, la leche no podrá volver a congelarse.